Cine

Los mitos del cine porno mexicano

Todo lo que se cree del cine y no es cierto

Muchas de las escenas que podemos ver y que algunas categorías de película parecieran ser muy comunes, en la vida real jamás podrían darse de esa forma que son mostradas. Y es que al final de cuentas el cine es solo ficción; y que claro está en muchas ocasiones, una hermosa ficción.

El cine xxx, por ejemplo muestra una irreal situación, como por ejemplo las escenas de pilladas; la realidad de este tipo de cine es que la mayoría de las escenas son falsas, las maduras no pasan 1 hora extenuante de sexo duro, o haciendo escenas de mamadas intensas a hombres súper dotados, lo cierto es que son escenas muy cortas y que son alargadas tecnológicamente.

En el caso de las películas de acción, por ejemplo, en la mayoría de ellas podemos observar que hay escenas donde se producen explosiones gigantescas con misiles de alto calibre y en donde los protagonistas por lo general quedan totalmente ilesos y muchos de ellos salen hasta caminando. Esto realmente es imposible de que en la vida real sea así; un misil de un alto calibre que produzca una explosión de a temperaturas que normalmente están a más de 3000 °C, causaría en un ser humano ruptura o desgarro corporal total.

mentiras del cine

Otro error común en estas películas, y que son un mito para los espectadores, es donde se muestran a por lo general héroes que caen desde alturas de 15 o 20 metros aproximadamente y al llegar al piso no les sucede absolutamente nada. Está comprobado que la altura máxima a la que se puede sobrevivir es de 10 metros.

Por otro lado, en el cine porno mexicano, donde se muestran escenas de sexo duro, muchas veces de mujeres maduras que gustan mucho en este cine, realizan escenas muy rudas, con un aguante casi completo, haciéndole creer a los hombres que todas las mujeres tienen la misma capacidad.

En el cine de amor, también se muestran mitos que en la vida real no se dan. Por ejemplo, cuando un hombre contrata a alguna prostituta para que sea su acompañante a una boda y termina siendo el amor de su vida. Muy improbable que un hombre acuda a este extremo y mucho más que llegue a relacionarse de esta forma con una mujer.